Que ver y hacer en Kusadasi, Turquía
Alejandro
Alejandro

Las 15 mejores cosas que ver y hacer en Kusadasi (Turquía)

Kusadasi es una ciudad balneario ubicada en la costa egea turca, a 90 km al sur de Esmirna. El nombre proviene de kuş (pájaro) y ada (isla), en castellano “Isla de los Pájaros”, puede ser debido a que durante muchos siglos han nidifican palomas, garzas y otros pájaros, además desde el aire su contorno se asemeja a la figura de un pájaro.

Fue fundada en el 3.000 a. C., los Eolios, Jonios, Lidios, Persas, Alejandro Magno, el Imperio Romano, los Turcos y el Imperio Bizantino conquistaron y fueron moradores de KusadasiEsta rica historia colma a la isla de impresionante ruinas y monumentos históricos. 

El área arqueológica de las Recepciones, Éfeso, el Templo de Artemisa, son algunos de los ejemplos de las maravillas del mundo antiguo que Kusadasi te va a ofrecer.

Su playa dorada rodeada de césped, tranquila y bien cuidada te atraerá como un canto de sirena.

Innumerables restaurantes, vistas de ensueño, parques acuáticos familiares y atardeceres dorados se suman a sus muchos atractivos.

En el Parque Nacional de Dilek, podrás deslizarte por los matorrales en un quad y relajarte en una tumbona para ver la puesta de sol sobre el Egeo.

Ahora vamos a explorar las 15 mejores cosas que ver y hacer en Kusadasi;

Índice

1. Éfeso, la ciudad bíblica de Turquía

Ruinas de Éfeso, Turquía
Ruinas de Éfeso, Turquía

Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, Éfeso es uno de los enclaves arqueológicos más grandes e importantes del Mediterráneo Oriental y del mundo. Fue una de las 12 ciudades jónicas, alcanzando su apogeo bajo el Imperio Romano como capital provincial de Asia, se encuentra a pocos minutos de Kusadasi en Selcuk.

En la Edad Antigua fue una importante ciudad portuaria, pero a partir del siglo V, por procesos de sedimentación y erosión, sufrió un fuerte retroceso alejándose de la actual línea de costa, por lo que el puerto fue abandonado.

El Teatro, con capacidad para 25.000 espectadores; la Biblioteca de Celsus, con su majestuosa fachada; las ruinas del Templo de Artemisa, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo; las Termas y las Letrinas Romanas; el Templo de Adriano; el sofisticado sistema de acueductos; la Fuente de Trajano, la Basílica de San Juan del siglo VI; las casas de terraza conservadas con frescos y las fortificaciones otomanas medievales de Selcuk.

Sólo son algunos de los ejemplos entre otras muchas más ruinas y monumentos que harán que te sumerjas en tiempos históricos pasados.

2. Museo Arqueológico de Éfeso

Museo Arqueológico de Éfeso
Museo Arqueológico de Éfeso

En 1.929 se creó un depósito de antigüedades en Selcuk, que fue la base del Museo que se abrió al público en 1.964.

El vasto lugar unido a las muchas piezas y objetos encontrados hizo que algunas piezas fueran a parar a el Museo Británico y el Museo de Efeso en Viena.

El Museo posee cerca de 50.000 objetos que abarcan desde el cuarto milenio antes de Cristo hasta la época moderna, siendo la Antigüedad Clásica y el Período Medieval los mejor representados. 

La pinacoteca está dividida en dos departamentos, uno dedicado a la arqueología y el otro a la etnografía, o la investigación a grupos culturales humanos.

Tiene 8 salas o secciones diferentes,  cada sala se especializa en una categoría distinta, ya sean las monedas, las terrazas de Éfeso, las ninfas de la ciudad o el culto a Cibeles.

Hay vasos micénicos, sarcófagos, bustos de Sócrates, del emperador Augusto, de Livia y de Balbino, así como magníficos grupos escultóricos de monumentos como la fuente de Domiciano.

El punto culminante es las dos estatuas de Artemisa del famoso templo: La colosal Artemisa (siglo I d.C.) y la Hermosa Artemisa (siglo II d.C.), magníficamente conservadas.

Más información, en inglés, aquí:

https://www.ephesus.us/ephesus/ephesusmuseum.htm

3. Kusadasi (Isla de la Paloma)

Kusadasi, Isla de las Paloma, Turquía

Kusadasi es una pequeña isla frente a la costa oeste de Kuşadası, también conocida como “Castillo de Piratas”.

La fortaleza se construyó en el Periodo Bizantino, por orden de Hayreddin Barbarossa y los bajos muros exteriores son de la Revuelta Griega de Orlov en la década de 1770.

Se une a la ciudad a través de un rompeolas de 350 metros

Era un puesto de avanzada para repeler los ataques de otras islas. Sus muros alcanzan una altura de 3 metros.

En el sur tiene una puerta de entrada con dos arcos y dos torres mirando al este. La Torre Norte es pentagonal y la Torre Sur es cilíndrica.

El castillo de Güvercinada es el símbolo de Kusadasi.

Las vistas desde aquí son magnificas, especialmente al atardecer.

Hay tableros de información aquí y allá que describen la vida animal y vegetal local, y es habitual ver a un conejo saltando feliz.

Una curiosidad interesante es que tiene en exhibición el esqueleto de un rorcual común, que fue encontrado en la península de Dilek a unos pocos kilómetros al sur en la década de 1990.

Además de ello, en esta famosa Isla de las Palomas, puedes dar un paseo relajante o tomar algo en uno de sus cafésrestaurantes y preciosos jardines de té o salones de té, rodeado de sus encantadores jardines.

4. Península de Dilek-Parque Nacional del Delta del Menderes de Büyük

Dilek, Turquía
Península de Dilek-Büyük Parque Nacional del Delta del Menderes

El Parque Nacional del Delta del Dilek Peninsula-Büyük Menderes, se fundó en 1966. Está al oeste de Turquía y contiene dentro de sus fronteras la totalidad de la península de Dilek así como el gran delta del río Büyük.

Tiene más de 250 kilómetros cuadrados y posee una deslumbrante biodiversidad, desde 800 especies de diferentes plantas, a aves acuáticas como pelícanos, garzas y chorlitos, hasta hienas, chacales y linces en el bosque montañoso. Algunas de estas especies son completamente endémicas del parque

El parque está formado por una península rocosa con el Monte Mycale a lo largo de su columna vertebral, mientras que al sur, en un paisaje mucho más húmedo, está el delta del río Büyük Menderes.

Con sus numerosas cavernas, cañones y valles podrás gozar de unas interesantes y asombrosas caminatas.

Vive una aventura buscando sus numerosas calas para, más tarde, gozar de sus aguas cristalinas.

O puedes emular a un intrépido arqueólogo y buscar los restos la antigua civilización en Karina, El Panionium y Priene.

No olvides visitar la Cueva de Zeus y su “Árbol de los deseos”.

5. Playa de las Damas

Playa de las Damas
Playa de las Damas

A 15 minutos a pie o en un breve paseo en minibús desde Kusadasi, esta playa tiene un kilómetro de arena suave, en una bahía orientada al oeste.

El nombre “Playa de las Damas” es un vestigio de los días otomanos de la segregación, cuando los hombres y las mujeres estaban separados. 

Su orilla es bañada por olas bajas y ondulantes. 

Es la playa perfecta para las familias, gracias a su suave pendiente y a una gran área de poca profundidad, ideal para los niños y para quién no sepa nadar.

También es un lugar muy popular para pasar el día. Ya sea relajándose  en una de las tumbonas o sombrillas, y disfrutar de sus increíbles vistas. O, si te apetece algo de acción, alquilar un equipo para practicar deportes acuáticos.

El paseo marítimo, repleto de restaurantes, cafés y tiendas, está situado ligeramente por encima de la playa y tiene una vista muy romántica de Samos al atardecer.

6. Uzun Plaj (Kusadisi)

Uzun Plaj, Kusadisi
Uzun Plaj, Kusadisi

Uzun Plaj se traduce al castellano como “Playa Larga“, pues tiene 18 kilómetros de largo.

Como la Playa de las Damas, Uzun Plaj tiene olas bajas y ondulantes, pero aunque esta bahía está más expuesta al mar, se estanca suavemente y hay mucha agua a la altura de las rodillas para que los niños puedan chapotear con seguridad.

Es una playa tranquila, con sombrillas para poder alquilar, desde donde puedes disfrutar buenos baños de mar, o simplemente relajarte y admirar sus majestuosas vistas, que alcanzan hasta la formidable cresta del monte Mycale en la península de Dilek.

En el extremo superior, cerca de la ciudad de Kusadisi, se encuentra el Parque Temático y Acuático de la Isla Pirata de Tortuga, una de las dos grandes atracciones acuáticas de la zona.

Tampoco faltan cafeterías, restaurantes, tiendas o cualquier infraestructura típica de un lugar turístico.

7. Sirince Koyu, un pequeño pueblo en las montañas

Sirince, Turquía
Sirince, Turquía

A 8 kilómetros al este de Selcuk en la provincia de Esmira, hay un pequeño pueblo en las montañas Sirince.

La carretera para llegar a este perfecto pueblo es sinuosa y repleta de vegetación, destacando los olivares y vides, sus productos más apreciados.

Hasta el intercambio de población después de la Primera Guerra Mundial Sirince era principalmente el hogar de los griegos otomanos. 

En el pueblo ha habido hallazgos arqueológicos que demuestran que fue habitado mucho antes, incluyendo los restos de acueductos de la era romana que habrían alimentado a Éfeso, además, la zona alrededor del pueblo tiene una historia que se remonta al período período helenístico (323-31 a.C.). Así como hallazgos de restos de cerámica de la época antigua y medieval.

Con casas blancas de estilo griego que caen en cascada por la ladera de un valle, el pueblo se encuentra en un paisaje idílico de viñedos, cipreses, huertos de melocotones y olivares.

Es un pueblos precioso y tranquilo, puedes investigar por sus laberinticos callejones y descubrir el mercadillo y los puestos de especias, artesanía y su famoso vino local. O puedes hacer una pausa para tomar un auténtico café turco hecho lentamente, que saborea alrededor de una mesa rellena con arena que se calienta en la parte inferior.

Muy cerca de Sirince está la Casa de María, de la que te hablaremos a continuación.

8. Meryem Ana Evi, La Casa de la Virgen María

Meryem Ana Evi, La Casa de la Virgen María
Meryem Ana Evi, La Casa de la Virgen María

Según la tradición lugareña María, la Madre de Jesús, fue traída a esta casa por el Apóstol Juan, después de la crucifixición de Cristo, huyendo de la persecución en Jerusalén, y hasta su Ascensión.

La Iglesia Católica lo reconoció como lugar oficial de peregrinación en 1.951, 

Meryemana se descubrió en 1891, en base a las visiones reportadas de la canonesa agustina alemana, Anne Catherine Emmerich (1774-1824).

Es lugar de peregrinación y fe para los católicos y para los musulmanes.

Lo que la Arqueología sabe es que este edificio es, muy probablemente, una pequeña iglesia bizantina del siglo XII. 

Las paredes se han pintado con una línea roja para mostrar cuáles son las partes originales y cuáles las restauradas.

Fuera del santuario, el “Muro de los Deseos” está enlucido con tiras de papel o tela, en las que miles de peregrinos han escrito sus peticiones.

Tres papas, Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI, han visitado el santuario desde la Segunda Guerra Mundial.

Aunque no seas creyente, el sitio es muy bonito y un remanso de paz.

9. Puerto de Kusadasi, El Puerto del Éfeso

Puerto de Kuşadası
Puerto de Kusadasi

También conocido como “El Puerto del Éfeso“, es el tercer gran puerto de Turquía

Kusadasi es un puerto con mucho tránsito, principalmente porque es un puerto turístico donde desembarcan cada año miles de turistas de los 600 cruceros que hacen parada aquí. Esta popularidad se debe a que es la principal forma de llegar a Éfeso por el agua. 

Además, sirve como una importante entrada de comercio para la región.

En su lado sur se encuentra Güvercinada, y en el lado norte un nuevo y opulento puerto deportivo.

Y si quieres hacer una excursión de un día a la isla griega de Samos, este es el lugar ideal para embarcar.

Además de poder embarcar desde aquí para recorrer todos los lugares históricos interesantes que hay a su alrededor, hay otra parte importante en la historia del puerto: los piratas. Hay una muy popular atracción turística: un fuerte con Torretas utilizado como base por el pirata Barbarrosa, ubicado en una diminuta isla justo afuera del Muelle de Éfeso

El puerto es un lugar excelente para pasear, comprar, ver la puesta de sol, refrescarse con una bebida o comer algo.

En el moderno Boulevard Atatürk hay comida para todos los gustos, incluyendo cadenas internacionales como Starbucks y Domino’s.

Enfrente de la playa de Palmiye, esta “Heykeli“, un mirador con una escultura de una mano que libera palomas.

10. Kusadasi Safari en Quad. Sé Aventurero

Kusadasi Safari en Quad

En la costa oeste de Éfeso hay una playa que no es común en el Egeo turco. Es la playa de Pamucak.

Es una amplia bahía de arena dorada, de varios kilómetros de largo y que suele permanecer bastante tranquila, incluso en la temporada alta turística de Kusadasi. 

Hay muy pocas edificaciones aquí. Los bosques, las riberas de los ríos y los senderos entre los matorrales de su interior son el perfecto escenario para una aventura en quad.

Las excursiones se pueden hacer por la mañana o por la tarde. Podrás alquilar todo el equipo necesario y un guía te informará en profundidad sobre todos los aspectos de tu aventura. Esta actividad no es apta para menores de 16 años y embarazadas. Si los todoterrenos no son lo tuyo, también puedes alquilar bicicletas.

Puedes tomar un descanso en la cafetería de la playa, o mejor aún, cuando termine la actividad recuperar el aliento y descansar el cuerpo tomando una copa mientras contemplas las vistas de la playa de Pamucak. 

11. Navegar por el Egeo en una travesía de un día

Alquilar un barco en Kusadasi

Posiblemente la forma más sencilla de encontrar las abundantes bahías y calas en la costa del Egeo cerca de Kusadasi es por el agua.  

En cada parada puedes bucear o nadar en las cristalinas y turquesas aguas del Egeo, antes de levar anclas y zarpar a un nuevo destino.

O simplemente tomar el sol y contemplar uno de los mares más bellos del mundo.

Hay muchas empresas navieras que ofrecen sus servicios para surcar el Egeo, incluso en una goleta tradicional de madera.

Los anfitriones hablan muchos idiomas, incluido el español, y abordo podrás disfrutar de un almuerzo con bebidas.

Sin duda os recomiendo esta experiencia cuando viajéis a Kusadasi.

12. La colina de Gazi Begendi el Amado Paisaje del Fundador

La colina de Gazibegendi
La colina de Gazi Begendi

Al noreste del puerto deportivo, subiendo una fuerte pendiente, llegaremos e el mejor mirador de Kusadasi, especialmente al atardecer.

La colina de Gazi Begendi conmemora al estadista y gran reformista, fundador y primer presidente de la República Turca Mustafa Kemal Atatürk (1881-1938), que llegó a esta ciudad en 1924 y 1937. El nombre Gazi Begendi significa literalmente, “Amado por el veterano“, el apodo de Atatürk.

Se cuenta que le gustaba particularmente la vista de la costa egea desde esta colina, y en su honor hay una bandera turca y una estatua de bronce de Atatürk que contempla la vista hasta Güvercinada.

Cuenta con un café/restaurante, y hay un pequeño patio de recreo en lo alto de las terrazas.

13. Adaland un Parque Acuático

Adaland
Parque Acuático de Adaland

En unas vacaciones llenas de historia y cultura, puede que estés listo para un otro tipo de diversión

El Parque Acuático de Adaland en Kusadasi puede ser justo lo que necesitas, siendo uno de los mejores parques acuáticos del mundo.

Aquí hay diversión para todos.

Adaland tiene el “tobogán familiar más largo del mundo“, el Amazoon, a unos épicos 406 metros, con barcos de hasta 6 personas

También  cuenta con una la pista elíptica en la ciudad de Kusadasi para hacer rafting, además de poseer una enorme cantidad de toboganes acuáticos que van para desde toboganes para el cuerpo, toboganes en pendiente, de lazo, de cabeza, toboganes de túnel oscuro, así como toboganes rápidos, toboganes con tubos para dos a seis personas, y un tobogán de caída libre. También puedes bailar bajo la lluvia en la zona de la Danza de la Lluvia.

Y seguimos: piscina para los más pequeños, jacuzzi, piscina de olas, trampolines, etc.

Por supuesto os animo a que visitéis el parque, pues es único es su género.

Aquí os su web:

http://www.adaland.com/

14. Camlik Museo del Ferrocarril

Camlik Museo del Ferrocarril
Camlik Museo del Ferrocarril

El mayor Museo Ferroviario de Turquía y el único Museo de Locomotora con Vapor de está en la localidad de Camlik en Kusadasi.

Aquí hay 33 locomotoras de vapor que datan de los años 1890 a 1950, 18 de las cuales están montadas en torno a una impresionante plataforma giratoria de 18 raíles.

Entre los fabricantes se encuentran Krupp, Henschel, NOHAB, Borsig y Mafei, mientras que la más antigua, de 1891, es de la empresa británica Stephenson.

Puedes subirte a todas las cabinas de las locomotoras, y hay nueve vagones históricos que puedes inspeccionar.

En una nota más sombría, también está afuera la locomotora 45501, que estuvo involucrada en el desastre del tren Yarımburgaz de 1957, una colisión frontal que cobró la vida de 95 personas.

Sin duda alguna es una muy interesante excursión, tanto si eres amantes de los trenes y su historia, como si no, pues su visita te hará descubrir la belleza y la emoción de la historia del ferrocarril.

15. Visitar la fortaleza Caravanserai, Kusadasi

Caravanserai, Kusadasi

Cerca del muelle, en el centro de Kusadasi, se encuentra la pared almenada de un caravasar, o posada para las caravanas, del siglo XVII.

Los caravasares eran un importante apoyo para el flujo del comercio, información y personas a través de la red de rutas comerciales.

Construido en la década de 1610 por el gobernador del Egipto Otomano y  el Gran Visir Öküz Mehmed Pasha.

Se erigió en forma de fortaleza para satisfacer las necesidades de la época, y fue, también, utilizado como aduana. Aunque su principal trabajo era ser una posada para los mercaderes que llegaban para descansar y repostar agua.

La gran entrada de mármol está orientada al norte para dar al puerto, y aquí encontraras un cartel informativo que cuenta la historia de 400 años del edificio.

El caravasar estaba en ruinas,  pero en 1.954 se inició su restauración por etapas.

En 1.968 se inauguró un hotel de 25 habitaciones aquí, con un restaurante al aire libre en el patio.

Aún así, se puede entrar para conocer esta estructura. Es un edificio de  dos pisos de gruesas paredes, alrededor del patio rectangular. Fue construido con escombros y piedras. Tiene la forma de una pequeña ciudadela, y sus muros exteriores terminan en almenas.

El caravasar es rico en detalles arquitectónicos otomanos y seljuk, el estilo del El Sultanato Selyúcida.

Su patio está repleto de exuberantes palmeras, alfombras turcas (que puedes comprar), piscinas de mármol y fuentes.

Definitivamente es un espléndido edifico histórico para visitar.

!Compártelo!
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Suscríbase a
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios