Que ver y hacer en Bodrum, Turquía
Alejandro
Alejandro

Las 15 mejores cosas que ver y hacer en Bodrum (Turquía)

Heródoto (484-420 a.C.), el famosos escritor y historiador de la antigüedad, nació y murió aquí. En su honor y memoria su esposa Artemisia II de Caria, contratando a los mejores arquitectos y a los mejores escultores de Grecia, mandó erigir El Mausoleo de Halicarnaso, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Fue el origen de la palabra “mausoleo”. 

Tras el paso de Alejandro Magno, de los bárbaros y los árabes, el mármol y la piedra pulida de ese vasto monumento sufrieron daños.

En la época medieval, en el siglo XIV, los Caballeros Hospitalarios, más conocida como la Orden de Malta , utilizaron los restos de esta importante tumba, para construir el Castillo de San Pedro de Halicarnaso.

Además, parte de la magistral escultura fue a parar al Museo Británico.

La ciudad, que paso de llamarse Halicarso a  Petronium, entró en una época oscura hasta la llegada del Imperio Otomano.

Hay pistas de la ciudad de Halicarnaso por toda la ciudad, en el Anfiteatro, en la Puerta de Myndos y en los restos del Mausoleo.

Bodrum es un puerto a orillas del Egeo, un tranquilo pueblo de pescadores fuera de la temporada turística. 

Está en una península escarpada, donde bahías de aguas claras y brillantes están protegidas entre los cabos.

Sus características casas blancas, dominadas por la imponente figura del San Pedro de Halicarnaso, su belleza, su increíble mar y playas, hacen de Bodrum un destino vacacional único. Tal es el caso que a la ciudad se la conoce como “Saint-Tropez de Turquía”.

Sus preciosas calas, sus muchas actividades, la buena comida y su herencia histórica que la hacen única, todos estos hechos hacen de Bodrum el destino que cualquier turista desea para disfrutar de sus vacaciones.

Veamos las 15 mejores cosas que ver y hacer en Bodrum:

Índice

1. Puerto de Bodrum

Puerto de Bodrum, Turquía
Puerto de Bodrum, Turquía

Cuando llegas al Puerto de Bodrum, lo primero que piensas es que, justo aquí, a lo largo de 3.000 años, barcos de todo tipo y culturas han atracado en sus muelles.

Algunas de las publicaciones de turismo de más renombre lo han clasificado como uno de los puertos más bellos del Planeta.

En el lado oeste del puerto está la Marina Milta Bodrum, el puerto deportivo más prestigioso del Egeo.

Tiene 450 amarres, algunos llenos de ostentosos súper yates.

Sus amplios muelles con palmeras y eucaliptos que sombrean el camino, lo hacen un  lugar maravilloso para pasear, y observar el ir y venir de los ferries, sobre todo por la noche, cuando la maravillosa puesta de sol crea un ambiente mágico.

En la calle principal, hay una cadena ininterrumpida de restaurantes y cafés que aprovechan estas vistas.

Y no olvides admirar las tradicionales goletas de tres mástiles, construidas aquí mismo, en Bodrum.

2. Cala Bardakci

Cala Bardakci, Turquía
Cala Bardakci, Turquía

La Cala Bardakci es una encantadora pequeña cala con aguas parecidas a piscinas.

El único inconveniente es que no hay ninguna playa pública, y tendrás que pagar por una tumbona que pertenece a uno de los tres hoteles que abarrotan la cala. La buena noticia es que puedes hasta allí alquilando un taxi acuático que cruce la bahía desde el puerto de Bodrum, con salidas cada diez minutos más o menos.

Es una forma divertida de viajar y, cuando llegues, podrás nadar en aguas claras y limpias, con arena suave bajo los pies y sin apenas rastro de algas.

3. Playa Yahsi y Ortakent

Playa Ortakent en Turquía
Playa Ortakent en Turquía

La Playa Yahsi y Ortakent es una de las playas más largas de la península. Está entre los pueblos de Ortakent (este) y Yahşi (oeste), que hace unos años se fusionaron en el mismo municipio.

Está a unos diez kilómetros al oeste de Bodrum, una distancia muy corta si vas en coche o bicicleta.

Cada extremo de la playa tienen un carácter diferente: Yahşi está más centrado en el turismo, lleno de restaurantes y tiendas, y el embarcadero para excursiones en barco. Por otro lado Ortakent, sobre la ensenada del río Uludere, es más tranquila, con hoteles y pequeños complejos turísticos con centros de deportes acuáticos.

En temporada alta la playa está a rebosar. Por lo que, si puedes, busca unas fechas menos concurridas.

La larga playa tiene forma de media luna, con una estrecha franja de arena dorada. Las vistas y las aguas, como ya es habitual esta parte del Egeo, son impresionantes.

Otro punto a su favor es que, cuando alquilas una hamaca, las bebidas están normalmente incluidas en el precio del alquiler, y puedes refrescarte vadeando las claras aguas del Egeo.

También tiene una franja de vegetación bordeando la playa, utilizada por los bares y restaurantes, que lo amueblan con cabañas y hamacas para sentarse al aire libre a tomar algo, entre la sombra de las palmeras.

4. Playa de Bitez

Playa de Bitez en Turquía

Sabemos perfectamente que la playa pública de Bodrum es más que adecuada, pero si no te importa viajar un poco, irás descubriendo más playas excepcionales.

Bitez es una de ellas. Cada año se gana una Bandera Azul por sus aguas e instalaciones.

Está a poca distancia hacia el oeste, y está considerada como una de las mejores playas de toda la península para las familias con niños pequeños.

Protegida al este por una elevación del terreno, la playa de Bitez es una bahía de forma cóncava, con arena de grava (traiga chanclas,) y una gran extensión de agua poco profunda, cálida y transparente.

Y, como todas las playas turísticas alrededor de Bodrum, la bahía está llena de restaurantes, muchos de los cuales alquilan tumbonas con el precio de una o dos bebidas incluidas, o gratis con el precio de una comida.

A pesar de todo esto, sigue siendo un lugar mucho más tranquilo que otras playas de la zona.

5. Isla de Orak, un viaje en barco memorable

Isla de Orak en Turquía
Isla de Orak en Turquía

Al este de Bodrum, en las aguas del mar Egeo, se encuentra esta pequeña isla prácticamente deshabitada.

Para poder visitarla puedes alquilar un barco en el puerto de Bodrum, o un crucero de varios días.

En sus aguas turquesas podrás nadar y hacer submarinismo en su nítido fondo. Los pequeños peces pasan nadando a tu alrededor, todo es limpio y tranquilo.

En la arena blanca de la playa te puedes relajar y admirar el entorno, eso si te dejan los simpáticos jabalíes, que mendigaran un poco de tu comida.

Es una actividad muy popular en Bodrum, el alquilar un barco, o goleta, y visitar la paradisiaca isla. 

Hay muchas empresas y agencias que gestionaran tu excursión.

 

6. Los molinos de viento de Bodrum

Molinos de viento de Bodrum

Tras nuestro periplo por las bellas aguas del Egeo, vamos tierra adentro a descubrir los tesoros de Bodrum.

Para los españoles, nos resulta curioso encontrar en una ciudad turca un paisaje tan parecido a nuestra querida tierra del Quijote. Aunque, al acercarnos, nos damos cuenta de sus diferencias.

Estos molinos de viento, que se remontan al año 1.700, se encuentran en varios estados de restauración. Se colocaron en lo alto de las cimas para, así poder atrapar bien el viento.

Los más beneficiosos para Bodrum es una fila de ocho, a lo largo de la península entre la ciudad y la vecina ciudad de Gümbet.

Con sus paredes encaladas, estos edificios circulares se destacan, con su tono blanco, contra los azules y marrones de la tierra y el mar.

Desde su emplazamiento, una zona maravillosamente aislada, contemplaremos a su lado el increíble panorama de las claras aguas turquesas de las bahías, la expansión de los complejos turísticos y las colinas repletas de pinos, hasta donde la vista nos alcance.

7. Centro Comercial Midtown

Centro Comercial Midtown

Como signo de los tiempos, se ha abierto un lujoso centro comercial en Ortakent, a menos de diez kilómetros al oeste de Bodrum.

Hay que reconocer, que en los días particularmente calientes, se agradece el aire acondicionado de un gigante de las compras.

En el centro comercial Midtown hay un montón de marcas, las mismas que encuentras en una calle principal europea.

Cuenta, como es normal, con enorme patio para los restaurantes, donde podrás probar las populares cadenas turcas como Simit Sarayi, junto con nombres de comida rápida de todo el mundo como McDonalds, Burger King y Starbucks.

Y como la mayoría de los centros comerciales, Midtown tiene un cine con varias salas, que proyecta películas turcas e internacionales, aunque éstas últimas tienden a ser dobladas.

8. Museo de Arte Zeki Müren, Recuerdos de El Sol

Museo de Arte Zeki Müren
Museo de Arte Zeki Müren

El cantante, compositor y actor Zeki Müren (1931-1996) es una figura importantísima en la música y cultura turca. Buena parte de su vida, en especial sus últimos años, los pasó en Bodrum.

Müren protagonizó docenas de películas y grabó más de 30 álbumes. Famoso por su voz y por combinar el estilo clásico turco con la canción contemporánea.

Con su estilo distinto, sigue siendo un artista muy respetado por toda su carrera en su país, y su influencia llega hasta nuestro días.

Era conocido por los sobrenombres de El Sol o El Pachá.

Tras su muerte, su casa en la calle que lleva su nombre en Bodrum, se convirtió en un museo.

A Müren le gustaba lo extravagante, usaba vestidos afeminados, llevaba anillos grandes, recargado y pesado maquillaje.

Sin embargo en el museo, aunque hay muchos trajes de escena y fotografías que lo respaldan su estilo, la casa en sí misma está reducida y da una conmovedora impresión de un hombre que busca una vida tranquila.

En cuanto a los recuerdos, hay muchas joyas, equipos de alta fidelidad y pinturas que compuso.

Una introducción en inglés en la entrada, nos ayudará a conocer mejor la carrera de Müren. 

En tu viaje a Bodrum, la visita al museo de uno de los personajes más geniales de la historia de la música no te defraudará. 

9. Museo Marítimo de Bodrum El Amor por lo Naval

Museo Marítimo de Bodrum
Museo Marítimo de Bodrum

Bodrum, como puerto e importante ciudad marítima,  siempre ha sido conocida por su industria naval desde la antigüedad. Además, a principios del siglo XIX, esta misma industria se reforzó cuando los buques de guerra otomanos fueron construidos aquí.

A mediados del siglo XIX la demanda disminuyó, por lo que todo este conocimiento de la industria naval se utilizó para construir goletas de tres mástiles para el comercio, la pesca convencional y la pesca de esponja, una forma de pesca donde los pescadores se sumergen con escafandra al fondo marítimo, donde caminan para recoger las esponjas.

Gran parte de lo que se ve, incluyendo 6.000 conchas de todo el mundo, es de la colección personal de Cevat Şakir Kabaağaçlı (1886-1973), un escritor nacido en Creta, exiliado a Bodrum en 1925. Se le apoda el “Pescador de Halicarnaso”, y se puso en el mapa de los literatos turcos del siglo XIX a la ciudad de Bodrum.

Pequeño, de dos pisos, en el museo encontrarás las fascinantes historias, modelos de barcos a escala, fotografías y reliquias de la navegación en la ciudad. 

10. Castillo de Bodrum, el Castillo de San Pedro de la Cruz de Malta

Castillo de Bodrum

Tras nuestro recorrido por las aguas turquesas de Bodrum, vamos a continuar por las aguas de la rica historia, pero en terreno firme, de esta maravillosa ciudad.

El Castillo de Bodrum se alza sobre un promontorio al este del puerto. Es el símbolo de la ciudad.

Fue construido en 1.420 por los Caballeros Hospitalarios o la Orden de Malta

En este mismo lugar se han alzado edificios y fortificaciones durante más de 3.000 años, y es probable que el palacio de Mausolus, del siglo IV a. C., se hallará aquí. 

Como ya comenté en la entrada al artículo, se utilizó la piedra del Mausoleo de Halicarnaso, que sufrió varias invasiones y un terremoto, que fue reciclada para sus paredes.  Ya sea convertida en polvo para hacer cal, o simplemente reutilizada.

El castillo fue un proyecto de varios países, por lo que sus cuatro torres fueron nombradas por la gente que las construyó en alemán, italiano, francés e inglés.

El castillo cayó en manos de Solimán el Magnífico en el siglo XVI y se convirtió en una prisión en 1895.

Tras la Guerra de Independencia Turca fue abandonado. Pero en el año 1.962 fue restaurado, y se convirtió en un Museo en sí mismo, que alberga el Museo de Arqueología Submarina de Bodrum, del que hablaré a continuación.

11. Museo de Arqueología Submarina de Bodrum

Museo de Arqueología Submarina de Bodrum
Museo de Arqueología Submarina de Bodrum

Este fascinante museo esta dedicado a los hallazgos submarinos realizados en los pecios de barcos antiguos, medievales y modernos alrededor del Egeo turco.

Es el mayor museo dedicado a este campo.

En sus salas encontrarás un emocionante tesoro de lingotes y jarrones de cobre micénico, sellos del antiguo Egipto, joyas reales carianas, ánforas romanas, cristalería islámica medieval, una pieza española de cuatro reales del siglo XVI y mucho más. Además cuenta con una interesante cronología del desarrollo de las ánforas 

Detallar los muchos tesoros que alberga este museo me llevaría un buen rato.

Cabe destacar las piezas y naves de la corte de la Reina Nefertiti.

O el barco de Uluburun, el naufragio más antiguo de Europa con más de 3.500 años. Los restos de este navío fueron encontrados en 1982 por un buscador de esponjas a escasos 50 metros de la costa turca, frente al pueblo pesquero de Uluburun.

Además también podremos examinar dos naufragios reconstruidos de la Edad de Bronce y del período medieval.

Y no menos interesante es el «Museo Secreto», en la Torre de la Serpiente, que tiene en su parte superior este símbolo de la medicina. La torre alberga colecciones relacionadas con el nacimiento, la vida y la muerte.

 Definitivamente, un museo muy recomendable de visitar en tu viaje por la Costa Turca.

12. Mausoleo de Halicarnaso, la última de las 7 Maravillas del Mundo

Mausoleo de Halicarnaso, Bodrum
Mausoleo de Halicarnaso, Bodrum

La magnífica tumba que definió por primera vez el término “mausoleo” fue construida en Halicarnaso, la antigua Bodrum, en memoria del sátrapa carioca Mausolus (m. 353 a.C.).

Situado en un enorme podio, era un monumento de increíble grandeza y belleza, de 45 metros de altura y 1334 metros de perímetro. Cada fachada contaba con relieves tallados por los más eminentes escultores griegos del siglo IV a.C., Bryaxis, Leochares, Scopas de Paros y Timoteo.

Soportó invasiones y destrucciones a lo largo de los siglos, para ser finalmente derribado por terremotos que acaecieron en la zona entre los años 1.100 y 1.400.

Fue la última de las Siete Maravillas en ruinas del mundo antiguo en ser destruida.

La mayoría de los bloques de mármol y piedra pulida fueron espoliados para la construcción del Castillo de Bodrum.

Pero, por modesto que sea, el lugar original del Mausoleo es un lugar de culto por lo que representa.

Algunas de las esculturas que sobrevivieron fueron retiradas en el siglo XIX y se pueden admirar en el Museo Británico.

Los relieves supervivientes, las columnas estriadas y una escalera dan una visión aproximada de lo fue.

También hay una pequeña exposición en video que desglosa la cronología del mausoleo, el anfiteatro y el castillo.

13. Teatro de Halicarnaso

Teatro de Halicarnaso, Bodrum
Teatro de Halicarnaso, Bodrum

Construido por orden del rey de Caria Mausolo en el siglo IV a. C. al estilo griego, y con una increíble capacidad de 13.000 personas.

Lo encontrarás un par de calles más arriba del Mausoleo. 

En el siglo II los romanos llegaron a Caria para conquistarla y, entre las batallas y los enfrentamientos, el Teatro sufrió una importante destrucción. 

Los romanos prácticamente lo volvieron a construir, y el Teatro que hoy se puede ver tiene muy poco del original.

Desde la Cavea o Koilon, el conjunto de gradas, la vista del Egeo es espectacular. Se cree que se construyó así de manera intencionada para dar más dramatismo al espectáculo.

Se declaró Museo al Aire Libre en 1.973 y, tal es el grado de su conservación, hoy en día se utiliza como escenario de conciertos y eventos culturales.

Puedes acercarte a la excavación en la ladera y ver dónde la cavea continua ascendiendo por la pendiente.

14. Puerta de Myndos

Puerta de Myndos, Bodrum

Bodrum fue una ciudad fuertemente fortificada. A su oeste encontraras el último vestigio de las paredes que a lo largo de sus 7 kilómetros protegían a Halicarnaso.

Estas defensas fueron construidas en el siglo IV a.C. por Mausolus, el sátrapa de Caria, y la Puerta de Myndos fue una de las monumentales dos entradas.

Aunque muchas de las piedras de las dos torres de la puerta son reconstrucciones modernas, sigue habiendo muchos restos arqueológicos. Por ejemplo, el descubrimiento reciente, en sus alrededores, de tumbas abovedadas de los períodos helenístico y romano.

Aún queda cerca de unos 50 metros del foso circundante, que se sabe que frenó la captura de la ciudad por Alejandro Magno en el 334 A.C., ahogándose en él muchos de sus valientes soldados.

En su entrada hay un panel informativo, en inglés, que explican la historia de la Puerta.

15. Pédasa, antiguo asentamiento cariano

Pédasa
Pédasa, Bodrum

Al norte de Bodrum, tierra adentro, están las ruinas del antiguo asentamiento cariano de Pédasa.

Sus ruinas son de entre los siglos XI y VI a.C., y una reciente excavación ha sacado a la luz el templo a Atenea.

Heródoto cita en el libro I de su Historia a los pedaseos, quienes vivían al norte de Halicarnaso. Y comenta que se creía que siempre que a ellos o a sus vecinos les iba a ocurrir alguna desgracia, le crecía la barba a su sacerdotisa de Atenea.

Este lugar, donde estaba Pédasa, se extiende a través de varias colinas, proporcionando unos impresionantes panoramas de 360º de la península y el Egeo. Saca tu cámara y haz multitud de fotos, pues la vista es única.

La experiencia puede ser un buen antídoto para la vida sedentaria en el resort: escalando a través de los arbustos de maquias y bosques silenciosos, bajo la cubierta de pinos, cedros y alerces.

Sombra no te va a faltar, ni aire fresco. Aunque, por si acaso, ve preparado con calzado cómodo, agua y gorra.

!Compártelo!
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Suscríbase a
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios