Liubliana Eslovenia
Alejandro
Alejandro

25 mejores cosas que ver y hacer en Liubliana (Eslovenia)

Si nunca has estado en Liubliana, es mejor que tengas una buena excusa. Situada en el centro de Eslovenia, es una ciudad limpia, progresista, con una arquitectura que tiene una inflexión italiana. Liubliana debe parte de su belleza a una catástrofe: Un terremoto en 1895 redujo barrios enteros a ruinas. Pero esto sólo dio rienda suelta a visionarios como Jozef Plečnik para construir obras maestras del Art Nouveau a partir de los escombros.

Liubliana es joven, muy moderna y verde, por lo que en el año 2016 fue considerada la Capital Verde Europea, en una parte de Europa poco respetuosa con el Medio Ambiente. La ciudad está, prácticamente, libre de coches. El transporte público es de bajas emisiones y hay una nueva red de bicicletas. La zona cultural de Metelkova, convertida en okupación, es el punto de partida de los hipsters y de la música en vivo, y cuenta con locales nocturnos, bares e instalaciones de arte público en un antiguo cuartel.

Exploremos las 25 mejores cosas que se puedes ver y hacer en Liubliana:

Índice

1. Plaza Preseren

Plaza Preseren
Plaza Preseren

Justo al lado de la Ljubljanica, la Plaza Precisen es el lugar donde la ciudad se reúne y festeja.

Si hay un evento en Liubliana, es muy probable que ocurra en este espacio.

Con un contorno triangular rugoso, en la plaza convergen varias arterias principales, y adquirió su actual aspecto opulento después del terremoto de 1895. Fue entonces cuando los salones reales reemplazaron a las casas medievales que habían estado aquí antes, uniéndose a la Iglesia Barroca de la Anunciación, que data de 1795. La plaza toma su nombre del poeta del siglo XIX France Prešeren, cuya obra “Zdravljica”, “Un brindis”, se convirtió en el himno nacional de Eslovenia.

Su estatua se encuentra junto a la Farmacia Central, al otro lado de la plaza, frente a su amor no correspondido y musa Julija Primic.

2. Puente Triple de Liubliana

Puente Triple de Liubliana
Puente Triple de Liubliana

Desviándote de la Plaza de Preseren, hay  un grupo de tres puentes decorados con balaustradas de piedra y linternas.

El puente central es mucho más antiguo que los dos que lo flanquean, y data de 1842. Este estaba destinado al tráfico rodado, mientras que los otros dos fueron añadidos para los peatones a principios de 1930 y fueron obra de Jozef Plečnik, el arquitecto más venerado de Liubliana.

También datan de este proyecto las terrazas de la orilla del río, bordeadas de álamos y múltiples plantas florales, que conecta con la columnata del Mercado Central en la orilla derecha.

3. Castillo de Liubliana

Castillo de Liubliana
Castillo de Liubliana

Desde la vista de las plazas de Liubliana, el castillo parece muy alto.

Si tienes temple puedes intentar subir a pie, aunque cuenta con un tren turístico y un funicular.

El castillo ha cambiado mucho desde que se construyó hace 900 años.

A la temprana fortaleza de piedra y madera le sucedieron edificios militares más prácticos, convirtiéndose en un Arsenal en el siglo XVI como baluarte regional contra una invasión otomana.

Puedes visitar gratuitamente el patio principal, cuenta con un café, un club nocturno, galerías y un restaurante.

Hay que pagar para subir a la torre de vigilancia para ver Liubliana, e incluye una visita guiada llamada la “Máquina del Tiempo“.

Ésta nos enseñará los principales acontecimientos históricos de Liubliana con animaciones en 3D y guías en traje de época.

Recorrido sugerido: Visita turística a Liubliana y al Castillo de Liubliana

4. Puente del Dragón

Puente del Dragón
Puente del Dragón

Los cuatro intimidantes dragones que se erigen como centinelas en cada esquina de este puente son un emblema de Liubliana y aparecen por toda la ciudad.

Tomados del escudo de armas, son sorprendentemente realistas (¡suponiendo que los dragones existan!), fueron hechos en chapa de cobre en la fábrica A.M. Beschorner de Viena, y diseñados por el arquitecto del puente, Jurij Zaninović.

El puente fue inaugurado en 1901 y es de estilo secesionista vienés, una rama del Art Nouveau.

También fue un todo un logro técnico de su época, ya que es uno de los primeros puentes de hormigón armado de Europa.

5. Parque Tivoli

Parque Tivoli​
Parque Tivoli​

A sólo unas pocas calles de la Ljubljanica, podemos disfrutar de un espacio verde que se extiende por más de dos kilómetros.

Comienza en los elegantes jardines y avenidas ajardinadas del año 1813, y se extiende por la ladera hasta la más salvaje Colina Rožnik, que está atravesada por senderos naturales.

En la parte baja hay propiedades magnificas, como la mansión barroca Cekin, que alberga el Museo de Historia Contemporánea.

El Parque Tivoli también alberga un invernadero tropical gestionado por el Jardín Botánico de la ciudad y se encuentra al lado de un estanque.

Pero si hay una razón para venir es caminar por el paseo Jakopič, una avenida recta que va desde la entrada este, hasta el castillo neoclásico de Tivoli.

6. Catedral de Liubliana

Catedral de Liubliana
Catedral de Liubliana

Este monumento se ha ido modificando desde el siglo XIII debido a los incendios y las guerras.

El diseño barroco actual, sin embargo, ha sobrevivido desde principios del siglo XVIII, mientras que la espléndida cúpula es de 1840.

Es un edificio impresionante repleto de arte de varios maestros del barroco italiano.

Francesco Robba, los hermanos Groppelli, Angelo Putti y Giulio Quaglio el Joven contribuyeron a los frescos, pinturas y esculturas del interior en el siglo XVIII.

Más recientes son el asombroso fresco de la cúpula, pintado por el Matevž Langus esloveno en 1844 y la puerta principal del artista del siglo XX Tone Demšar, que luce un relieve que presenta la historia de Eslovenia.

7. Mercado Central de Liubliana

Mercado Central de Liubliana
Mercado Central de Liubliana

Jože Plečnik también diseñó este mercado a principios de los años 30, como parte de su hermosa pieza escénica que incluía el Puente Triple.

Abraza la orilla del río entre este puente y el Puente del Dragón, y está en el lugar donde se hallaba un antiguo colegio diocesano para niñas, que se derrumbó durante el terremoto de 1895. Esa hermosa columnata en la franja de la Plaza de Precisen alberga puestos de venta de hierbas, especias y artesanías, mientras que más adelante hay quioscos de panadería, carne curada, frutas secas y nueces, productos lácteos, frutas y verduras frescas y pescado.

El mercado abre todos los días, excepto el domingo.

8. Iglesia Franciscana de la Anunciación

Iglesia Franciscana de la Anunciación
Iglesia Franciscana de la Anunciación

Una presencia solemne en la Plaza de Precisen, es ésta iglesia de estilo barroco temprano de mediados del siglo XVII.

La fachada está pintada de rojo pastel, color significativo para la orden franciscana.

Es una de las maravillas para contemplar en la plaza. Tiene pináculos, pilastras con capiteles jónicos, hornacinas y una estatua de la Virgen con el Niño en el frontón.

El interior está profusamente amueblado, aunque los frescos barrocos fueron destruidos por las grietas que se produjeron tras el terremoto.

Si hay una obra que debes visitar, es el retablo del siglo XVIII de Francesco Robba, pero también vale la pena ver la cruz de piedra de Jozef Plečnik en una capilla lateral, mientras que los nuevos frescos del techo fueron proporcionados por el impresionista Matej Sternen en la década de 1930.

9. Galería Nacional de Eslovenia

Galería Nacional de Eslovenia

El Parque Tivoli es el principal museo de arte histórico de Eslovenia, con obras desde la época medieval hasta el siglo XX.

Se encuentra en un palacio revivalista de finales del siglo XIX, y tiene ampliaciones modernas construidas a principios de  1990 y en 2001. Contiene más de 600 obras para apreciar, desde arte litúrgico gótico hasta piezas de los pintores y escultores del barroco italiano que recibieron muchos encargos en Liubliana en el siglo XVIII.

También se puede ahondar en el movimiento impresionista esloveno a través de piezas de Rihard Jakopič, Ivan Grohar y Matija Jama.

Pero si hay algo que destaca es la Fuente de los Tres Ríos Carniola de Francesco Robba.

Esta es la escultura original de la fuente más célebre de Liubliana, llevada a la moderna extensión de cristal para protegerla de los elementos.

10. Metelkova Mesto

Metelkova Mesto​
Metelkova Mesto​

Poco después de la independencia, un cuartel del ejército en desuso de los días del Imperio Austro-Húngaro fue ocupado por ocupantes ilegales para evitar que fuera derribado.

Este gran espacio en el centro de Liubliana se ha convertido en un enclave urbano autónomo, no muy distinto de la famosa Ciudad Libre de Christiania en Copenhague.

Es un refugio alternativo donde casi todas las paredes están cubiertas de graffitis e imaginativos murales.

Ven a tomar fotos durante el día, y vuelve por la noche cuando esté lleno de vida.

Al anochecer, los bares y clubes contratan bandas y DJs en vivo, y hay conciertos al aire libre en verano.

11. Museo Nacional de Eslovenia

Museo Nacional de Eslovenia
Museo Nacional de Eslovenia

Este museo, dedicado a la historia y la cultura de Eslovenia, tiene su sede en dos edificios de Liubliana.

La exposición principal se encuentra en la calle Prešernova, mientras que hay un nuevo edificio para el departamento de artes aplicadas en Metelkova.

En el primero hay algunos objetos sorprendentes que se remontan a la prehistoria.

Uno de ellos se cree que es un fragmento de una flauta de Neandertal (Divje Babe Flute), tallada de un fémur de oso hace 60.000 años.

Los orígenes romanos de Liubliana, como la ciudad de Emona, quedan al descubierto con copias, películas animadas y objetos excavados como un montón de monedas.

El más emocionante de ellos es el lapidarium, donde hay 200 piedras inscritas, se encuentra en la planta baja,  resguardado por un pabellón de cristal.

12. Plaza de la República

Plaza de la República​
Plaza de la República​

Esta severa plaza de la era comunista no tiene la suntuosa arquitectura de la Plaza de Precisen, y en su lugar fue diseñada como el centro moderno de la ciudad en la década de 1960.

Durante ese tiempo, muchos de los objetos romanos del Museo Nacional, fueron encontrados por accidente cuando se estaba construyendo una galería comercial y un aparcamiento bajo la plaza.

El Monumento a la Revolución de 1975, el Parlamento Esloveno y los edificios de oficinas monolíticos del TR3 y del Ljubljanska Banak dan a la plaza una sensación casi opresiva.

Pero también es un lugar de verdadero significado, ya que es el lugar donde se declaró la independencia de Eslovenia en 1991. A mediados de invierno, se puede gozar una gran pista de patinaje en la plaza, lo suficientemente grande como para albergar partidos de hockey sobre hielo.

13. Museo Nacional de Historia Contemporánea

Museo Nacional de Historia Contemporánea
Museo Nacional de Historia Contemporánea

El siglo XX en Eslovenia fue una fase muy interesante de la historia del país.

Y este ingenioso museo, en los nobles confines de la Mansión Cekin, lo explica todo de una manera muy interesante.

Empezarás con la Primera Guerra Mundial, pasarás al período de entreguerras, a la Segunda Guerra Mundial, a través del régimen de Tito y terminarás con la independencia de Eslovenia en 1991. Cada período está respaldado por objetos y documentos auténticos, incluyendo uniformes, trajes, muebles, armas, medallas, fotografías de archivo, utensilios agrícolas como un tractor de época y mucho más.

14. Plaza del Congreso

Plaza del Congreso
Plaza del Congreso

Esta culta plaza central ha albergado algunos momentos trascendentales de la historia de Eslovenia.

La independencia de Austria-Hungría fue anunciada aquí en 1918, mientras que Josip Broz Tito se dirigió a la multitud desde el balcón del edificio de la universidad en 1945. Más tarde, la primera protesta libre tuvo lugar aquí en 1988, en un movimiento que terminaría con la independencia de Eslovenia en 1991. Finalmente en 1999 Bill Clinton leyó la primera línea del Himno Nacional Esloveno a una multitud en esta plaza.

Fechada en 1821, es un espacio formidable que tiene edificios cívicos y palacios por todos lados y el parque Zvezda en el centro.

Un par de lugares a destacar son la deslumbrante Filarmónica Eslovena y la copia de una estatua romana de bronce dorado, encontrada en una excavación en este sitio en 1836.

15. Ayuntamiento de Liubliana

Ayuntamiento de Liubliana
Ayuntamiento de Liubliana

La sede municipal ha estado en este sitio, dentro de la Plaza de la Ciudad, desde el siglo XV.

A principios del siglo XVIII, ese primer edificio gótico fue reformado en el estilo barroco veneciano, con planos elaborados por el arquitecto italiano Carlo Martinuzzi.

En el vestíbulo se encuentra una placa del predecesor gótico con el escudo de la ciudad, así como una escultura de Hércules y el león de Nemean, de una fuente perdida que data del 1600.

El Ayuntamiento está abierto a las exposiciones, y también puede inscribirse para una visita a las salas que, normalmente, están cerradas al público.

Lo más destacado del patio principal es una gloriosa fuente que representa a Narciso, obra del escultor Francesco Robba.

16. Robba Fountain

Robba Fountain

Aunque hayas visto la escultura original en la Galería Nacional, todavía tienes que dedicarle unos minutos a esta fuente frente al Ayuntamiento, ya que es un símbolo de Liubliana.

Lo que ves es una réplica, que sustituye a la original, ya que fue retirada en 2006 para su custodia y cuidado.

Como su nombre indica, es otra obra del prolífico Francesco Robba, y muestra tres figuras masculinas vertiendo agua de jarras.

Estas representan los tres ríos de la región de Carniola: El Ljubljanica, el Sava y el Krka.

El diseño, incluso el obelisco sobre la fuente, está inspirado de la Fontana dei Quattro Fiumi (Fuente de los Cuatro Ríos), de la Piazza Navona en Roma.

17. Museo de las Ilusiones

Museo de las Ilusiones
Museo de las Ilusiones

En una casa en la Plaza del Congreso hay un museo poco convencional que te lleva al mundo de las ilusiones y te hace cuestionar lo que te muestran tus propios ojos.

Los niños pueden sacar el máximo provecho de este museo, pero los adultos también pueden pasar una hora de diversión aquí.

Irás de una habitación a otra, cada una con algo asombroso para descubrir. Hay una sala antigravedad, donde todo parece flotar, o el vertiginoso túnel del vórtice, que parece girar a tu alrededor, lo que hace que sea un reto mantener el equilibrio.

Hay 40 exhibiciones en total, educativas y muy divertidas.

18. El rascacielos (Nebotičnik)

El rascacielos (Nebotičnik)
El rascacielos (Nebotičnik)

Cuando esta torre de 13 pisos fue terminada en 1933, se convirtió en el edificio más alto de los Balcanes y estaba entre los diez primeros de Europa.

Está equipado con todas las tipo de comodidades, como aire acondicionado, rápidos ascensores y un sistema de calefacción central.

Incluso ahora, el rascacielos ofrece la vista más completa de Liubliana, abarcando el castillo y las montañas como Marna Gora al norte.

Hay un restaurante en la terraza de observación del piso 12, debajo de un café/club nocturno y, si tienes buenas piernas, puedes subir por la escalera de caracol Art Deco hasta la cima.

19. Arquitectura Art Nouveau

Arquitectura Art Nouveau
Arquitectura Art Nouveau

Además del Puente del Dragón, hay una docena de edificios modernistas alrededor del centro de Liubliana.

La mayoría son de esa fase de construcción intensiva después del terremoto, y aunque ninguno es una atracción turística por sí mismo, pueden combinarse en un tour de 12 paradas por la ciudad para los amantes de la arquitectura.

El edificio del Banco de Préstamos del Pueblo, en el número 4 Miklošičeva Ulica, es soberbio, con un delicado balcón de hierro forjado y dos grandes estatuas clásicas de figuras femeninas en su techo.

De 1921 es la Casa Vurnik, que es imposible no ver por sus paredes rojas y los brillantes patrones de estilo nacional esloveno alrededor de sus ventanas.

Más convencional, pero no menos encantadora, es la Casa Urbanc en la esquina de la Plaza de Precisen, que data de 1902, y que tiene un admirable dosel de metal y vidrio sobre la entrada.

20. La Casa Plecnik

La Casa Plecnik
La Casa Plecnik

Con un trasfondo arquitectónico se puede entrar en la mente de Jozef Plečnik, el hombre que renovó Liubliana en el período de entreguerras.

El impacto de Plečnik en esta ciudad se compara con el de Antoni Gaudí en Barcelona, y su sueño era convertir a Liubliana en una versión moderna de la antigua Atenas.

El complejo de casas y estudios de Plečnik está en Karuna Ulica , y está exactamente como lo dejó cuando falleció en 1957. Hay dos casas, una al lado de la otra, y un jardín con una colección de lapidarios. Los muebles, herramientas y bocetos del arquitecto y otras de sus posesiones todavía se encuentran en su lugar original.

La exposición entra en detalles sobre los edificios que Plečnik contribuyó a Liubliana, y revela algunos proyectos que nunca llegaron a realizarse.

21. Viaje por el río Ljubljanica

Viaje por el río Ljubljanica
Viaje por el río Ljubljanica

En el margen del río Breg, en su orilla izquierda, se puede subir a un crucero para hacer una excursión por la Viaje por el río Liubliana.

Es, probablemente, la mejor manera de apreciar el majestuoso diseño urbano de Jozef Plečnik, incluyendo el Puente Triple y la arcada y columnata en el revitalizado frente marítimo.

En el sitio web de Ljubljana puedes apuntarte a un crucero a bordo del “Ljubljanica”, un barco tradicional hecho de alerce y roble, o en una de las embarcaciones más modernas cubiertas de cristal.

Los viajes duran una hora e incluyen comentarios sobre los lugares de interés.

Pero si quieres probar algo diferente, también puedes hacer este recorrido en una canoa o en una barca de remos

22. Zoológico de Liubliana

Zoológico de Liubliana
Zoológico de Liubliana

Desde el parque Tivoli se puede continuar a las laderas inferiores de la colina Rožnik para llegar al zoológico de la ciudad.

Está rodeado por el bosque y los prados de la colina, y a pesar de su pequeño tamaño, parece ser que los animales están saludables y gozan de grandes espacios.

Hay animales de todo el mundo, y se hace hincapié en la conservación de la vida silvestre de Eslovenia, en una región única donde los Alpes se encuentran con la Llanura Panónica y el Mediterráneo.

El zoológico tiene 119 especies en total, con un total de más de 500 animales individuales.

Los que más gustan son los guepardos, los leones marinos, el elefante asiático y la pareja de tigres siberianos, llegados al zoológico en agosto de 2017. Se puede observar cómo se alimenta a los leones marinos y los pelícanos a horas fijas cada día, y conocer a los animales en una típica granja eslovena.

23. Alquilar una bicicleta en Liubliana

Liubliana en bici
Liubliana en bici

Pasando por la oficina de turismo puedes alquilar una bicicleta durante dos horas por 2,00 euros o un día entero 8,00 euros. Y si obtienes la Liubliana Card (un sistema de pase múltiple para museos y atracciones) podrás alquilar una bicicleta hasta cuatro horas de forma gratuita.

Y hay una buena razón para alquilar una, ya que Ljubljana se está convirtiendo en una de las mejores ciudades de Europa para ver sobre dos ruedas.

Gran parte del centro es verde y sin tráfico, pero la ciudad también ha invertido en una infraestructura para bicicletas similar a la de Copenhague.

Todo esto es parte de un esfuerzo por hacer de Ljubljana una ciudad lo más ecológica posible.

24. Smarna Gora

Smarna Gora

Este parque, a sólo diez kilómetros al norte de Ljubljana, lleva la naturaleza salvaje a los suburbios.

Inconfundible por sus jorobas gemelas, Marna Gora está a más de 660 metros sobre el nivel del mar, pero se ha hecho hospitalaria gracias a sus bien cuidados 15 senderos, todos ellos te llevan a las cumbres.

Cuando llegues a la cima del pico oriental, te encontrarás con un restaurante y una iglesia barroca de principios de 1700.

También hay una columna mariana del mismo siglo para marcar un brote de plaga que tuvo lugar en el 1600.

Pero el mayor espectáculo es ver Ljubljana desde la distancia, dispersa en la parte inferior de la colina de Madripo y el Castillo

25. Comer como un local

struklji
Struklji

Si tienes hambre como para comerte un caballo, hay un Hot Horse con un menú de carne de caballo en el Parque Tivoli.

Bromas aparte, no es una experiencia gastronómica para vegetarianos, pero si te preguntas qué sabor puede tener una hamburguesa, un filete, un perrito caliente o un wrap de caballo, obtendrás la respuesta en este elegante restaurante de comida rápida.

No es necesariamente comida eslovena auténtica, por supuesto, pero si quieres sumergirte en la cocina de la ciudad puedes reservar tours de comida y cerveza en la oficina de turismo de Ljubljana.

Para algo fuera de lo común, coge un poco de “struklji“, que es una especie de masa, enrollada y rellena de rellenos dulces como la manzana, o salados como las nueces o el queso.

!Compártelo!
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Suscríbase a
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios